jueves, 17 de agosto de 2017

Un año de Susanadas




No, amigos, no crean que me pasé a la comunidad LGBTTTI, qué va. Solamente estaba verificando si la copa del sostén era la que convenía a cierta dama.
A continuación, aproximadamente un año de Susanadas, es decir, la selección de las cosas que se me ha ocurrido publicar en Tuita, desde mediados de 2016 hasta mediados de 2017. Es una selección muy selectiva, para que quede claro qué es lo que su servidor considera mediana y meridianamente relevante de entre lo que envía a las virtuales redes.

Autodefiniciones

Algunos de ustedes son de la generación BB. Baby Boomers.
Yo soy de la generación VV. Viejos verdes.

José José: 40 y 20.
Un servidor: 120 y 40

Hay dos tipos de personas: los que pueden extrapolar con datos incompletos

De los momentos en que Tuita se divide entre vulgares y exquisitos. A los exquisitos nos embelesa el brillo del diamante.
De beisbol, se entiende.

Desde que tengo memoria los caballeros no tenemos memoria.

Yo estoy a favor de las familias decentes; es decir, de todas en las que nadie le va al América.

Llevo más de 120 años haciendo el ridículo como plomero. Pero eso sí, me sé las capitales del mundo.

Soy decimonónico, tengo pensamiento mágico.

A mi edad, el momento cumbre de la noche es cuando te quitas los calcetines y sientes un dejo de liberación.

Ya en la camita. En el buró, un vaso lleno de agua, por si me da sed en la noche. Y un vaso vacío, por si no me da sed.


El fantasma de Torres Bodet
Escribe doña Bertha Historia: “Aunque uno no crea en fantasmas, es inevitable pensar que en días como estos, don Jaime Torres Bodet se pasea por el edificio de la SEP”.

Le respondo con un responso:

Y dice Torres Bodet: 
¡Dios, cuánto analfabet
de viejo y de nuevo cuño, 
len como Aurelio Nuño!

Peñadas
Yo hice mi tesis con pluma fuente. Aprendan, novatos.

Una vez, tras cuatro, cinco o seis ajenjos, don Julio Ruelas cayó sin meter las manos. Hoy veo: era señal de su valor, gallardía y coraje.

En EU están por cumplir 4 semanas con un gobierno de novatos, corruptos y soberbios que se sienten dueños de la verdad. Aquí llevamos 4 años.

Ya nada  es como antes
Reportan que está nevando en Sinaloa. En mis tiempos eso no pasaba. Las reglas dicen que sólo puede haber dos climas en Sinaloa: el calor y el clima de violencia. La nevada es en Badiraguato. Uno piensa: "pobrecitas verdes matas, típicas de la región, se van a congelar".

Ya no hacen a los malosos como antes. Hace sólo 30 años escondían navajas de afeitar en las manzanas de Halloween. Hoy dan coles de Bruselas con envoltura de dulce.

Historia de un autógrafo
¿Qué es lo que hace una persona como Joe Torre cuando ve a Luciano Pavarotti? Lo lógico. Le pide que le firme una pelota. Joe Torre y Stan Musial fueron a ver "Tosca"; su fama en el beisbol les permitió entrar al camerino de Pavarotti y conseguir la firma.

Otro famoso beisbolista aficionado a la ópera: Sandy Koufax. Los otros Dodgers se quejaban de las arias que ponía a todo volumen en el hotel.

Aquí una foto de Babe Ruth y la soprano y compositora Dorothy Jardon, en 1920. ¿Quién admira más a quién?

A diferencia de Pavarotti, Caruso no sabía nada de beisbol. Le preguntaron qué opinaba de Babe Ruth. 
-No he escuchado a esa cantante.

De cómo pronostiqué la victoria de Trump

"Dejénmen les explico", escribí en octubre de 2016, "La Cabra es Belcebú. Si los Cubs ganan, habrá venganza de Luzbel, el infierno se congelará, vendrá el apocalipsis".

…y entonces…
Vivimos en el mundo paralelo en el que ganó Donald Trump. El liderazgo alemán ya puede decirle al de EU que respete valores democráticos y dignidad de todas las personas. Ya dio vuelta la tortilla.

Con esto de Trump, me doy cuenta de que acabo de volver a llamar a la Coca-Cola "líquido negro del imperialismo yanqui". Llevaba años de no hacerlo.

Leyes políticamente correctas
Si de verdad van a hacer que las miradas lascivas sean delito, muchas damas admiradoras mías irán derechito al bote, pobres.

Me parece bien que Ecuador impida que Assange intervenga en las elecciones de EU. Pero es cruel no permitirle ver XVideos. Lleva años solito

Petrarius latinum (o algo así como roqueros en latín)

Como dice el Nobel Dylan: Responsum spirans in vento est.

Como dicen los Stones: Et simul in mora noctis.

Como dicen Los Beatles: Omnes vivimus in nave flava sub aqua, Sub aquam navis flava, Sub aquam navis flava.

Como dice Jim Morrison: Age, puera, incende ignum meum.

Como dice Jim Morrison: Salve, te amo. Potes dicere mihi nominis tuo?

Como dicen Los Beatles: Dicis 'vale', dico 'salve' Nescio cur dicas 'vale', dico 'salve'.

Como dicen Los Beatles: Vivendum facile est cum oculis clausis.

Canon estético
La verdad creo que "Cuando sepas hallar una sonrisa" es el mejor poema más declamado por imbéciles que no lo comprenden. No saben que es "rezuma", y mucho menos qué significan "celaje" o "sedeño", pero engolan la voz y declaman a lo tarugo.

¿Me crucificarán si digo que Benedetti era más cursi que Juan de Dios Peza?

Que la Lupe Loaeza y el Mocetón con su Muchachura de Bien escribieron un libro sobre mi amigo Amado Nervo. Me da terror.

El de Salvador Dalí, aunque apeste, siempre será Cadáver Exquisito.

En los años sesenta, o estabas con Cuevas o estabas con Orozco-Rivera-Siqueiros. Cuevas -me perdonan- era un artista irregular, pero un genio del marketing. Le pegó al nacionalismo revolucionario; apostó por el cosmopolitismo.

Apenas me entero que la honorable RAE incluye "iros" porque es de uso generalizado en España. Entonces que acepte "comistes" y "dijistes".


Definición de Tercer Mundo
En el primer mundo llueve, y la gente abre sus paraguas. En el tercer mundo llueve, y todos se echan a correr. En el primer mundo nunca hubieran compuesto "Esta tarde vi llover... vi gente correr".

En el primer mundo se rompe una ventana y llaman al vidriero para que la reponga. En el tercer mundo ponen un hulito "mientras". Se queda 2 años.


De cómo un viejo se convierte en millenial
Leo un viejo libro de mapas. Hay uno que quiero ver a detalle. Junto los dedos sobre él y los separo para agrandarlo. El papel no responde.

  
De cómo me bloqueó Epidemio
Dice Epidemio Ibarra que el pueblo mexicano se desangra, idiotizado, viendo la televisión. "Y sí", respondí, "recuerdo el día que me desangré, idiotizado, con Mirada de Mujer, producida por don Epidemio". 
Recordé también, el día en que, idiotizado, aprendí en Mirada de Mujer, que una mujer violada debe dar a luz.
Y que me bloquea don Epi.

Ruco Power
Mick Jagger a los 72 años, teniendo sexo y rockeando. Ustedes a los 28, atrapando pokemones.

Ningún humano menor de 80 años ha pisado la luna.

Hoy no tienen derecho a quejarse por el frío. Hace 50 años sí, porque nevó. Ya no hacen los inviernos como antes.


Uno de los privilegios que da la senectud es, precisamente, el de poder ser cascarrabias impunemente (mente-mente). Ya no se respeta eso. Los viejos decimos a menudo cosas sabias y, a veces, estupideces monumentales. Aprecien las primeras, perdonen respetuosamente las segundas.

#SiMiPapaTuvieraTwitter, dicen, y escriben ñoñadas o cosas gerontofóbicas. Quizá su papá es la chava que ustedes creen que se están ligando.


Esopo revisitado
"Nos pasó como a la cigarra, que se le rompió el violín y ya no pudo cantar".

"Nos pasó lo que a la zorra: las uvas estaban verdes, pero nos las comimos y nos dio diarrea"

"Nos pasó lo que a la lechera; hicimos cuentas alegres, nos endeudamos y la leche se secó".

“Nos va a pasar lo que a la zorra: se caía al barranco y para evitarlo se agarró del espino.”

"Nos pasó como al perro de las dos tortas, que se ahogó al cruzar el río"

"Nos pasó como a la liebre y la tortuga: se nos acabó la pista”

Un viaje a 1904
"Con su compermisito, voy de regreso a 1904, que esto está del cocol. *Engrasa su carruaje del tiempo*". Así tuiteé y muchos me quisieron seguir. Entonces puse condiciones: quien no vaya vestido elegantemente de época, no tiene acceso a mi carruaje del tiempo rumbo a 1904 y se queda con Peña y Trump.

Se apuntaron varios. Vistieron sus mejores galas de época para este viaje. Alguien vino decimonónica, y se ve un poquitín pasada de moda, pero es lo de menos.

Me traje a los tuiteros que viajaron en mi Carruaje del Tiempo a probar unos pulquitos y a la zarzuela, mientras ustedes seguían con Trump y Peñita. Ésta es mi bitácora de viaje

A don Cheno Genocida ya se le subieron los pulques. Insiste en que le presente a Pepe Limantour. ¡Ni que fuera tan fácil!

Don Víctor empezó con los de apio, se siguió con los de piñón y lo tuvimos que jalar para que no se quedara pegado al tlachicotón.

Ya se sabe que el pasado es un país extranjero. (Auden dixit).

Dije a los caballeros que se hospedarían en hotel. -Vamos al "Ciudad de Mexico", dijo uno. 
-No podemos, ese hotel es aún el Centro Mercantil, respondí.
Los llevé al Hotel Gillow, pero les tuve que explicar que no hay tele ni Wifi en los cuartos.
A las damas tuiteras del siglo XXI las llevé a mi humilde casa. ¡En cuartos separados, bola de mal pensados!

Disfrutaron mucho la zarzuela, con todo y que empezó una hora tarde (según ellos; en 1904 es la norma).

Hoy, a la hora del desayuno, no faltó quien pidiera yogurt, que tardará medio siglo en llegar a (algunas de) las mesas del país.
-No señores, se desayuna huevos con beefsteak, acompañados con una copa de vino. O si no, churros y chocolate de agua.

Mis invitados vieron un automóvil y una calculó que iría a 60 km/h por los campos de Reforma. 
En realidad va a 20 km/h, si pisan a fondo el acelerador.

Querían ir a la Maisson Doreé. Los llevé mejor a la vecina Maison Raté, más baratita. Y querían conocer a María Conesa, sin fijarse que estamos en 1904, la Conesa tiene 12 años, le faltan 3 para debutar.

La señorita Ninnamx estaba tan entusiasmada con ir al circo, que al cruzar la calle casi la atropella un tranvía de mulitas.

Tras dejar a las damas en sus aposentos, los caballeros tuiteros del S.XXI y un servidor estamos en el famoso bar de Peter Gay, en el Zócalo (No, millenials, no es un bar "de ambiente". Estamos en 1904. Peter Gay es el nombre del dueño, ancestro de don Rafa).

Los tuiteros del S.XXI han notado dos cosas en 1904: se cocina con más sal y hay mucho incienso en las iglesias (los llevé a misa a fuerza)

Iremos de pic-nic a los canales de La Viga, y de ahí, al menos yo me regreso al 2017, a ver el partido de mis Cabezas de Queso.

Le recordé que en 1904 no hay penicilina, hay hartos piojos, el Wifi está en mi carruaje y en unos años habrá guerra y hambre. Aún así, hubo un señor que insistió en quedarse.

Se me olvidò explicarle a don Luis Vado Grajales que don Porfirio Díaz no ve a los consejeros electorales ciudadanos con buenos ojos. Bueno, ni sabe qué es un consejero electoral.
Pero don Luis se mete a una cantina, se pone a hablar de las OPLES y quién sabe qué tanto, y al final acabó en la cárcel de Belén.
Tuve que usar todas mis influencias para sacarlo 24 o 48 horas después (ni modo que me perdiera mi partido de tocho).

Termino con una serie de consejos para los viajeros del tiempo:

1. No te vas a topar con muchos personajes históricos famosos. Máximo uno o dos. No es serie de Netflix es el pasado.
2. La ciudad es la región más transparente, pero a ratos huele a heces de caballo.
3. Que casi no haya autos no significa que no puedas ser atropellado por un carruaje, una bicicleta o hasta un tranvía de mulitas.
 4. La comida es diferente, no hay nada light, es grasosa, picosa y condimentada. Un buen dulce tiene clavo y canela.
 5. Tener bombilla eléctrica es un lujo. No digamos teléfono. No hay televisión. Sólo mi Carruaje del Tiempo tiene internet,
6. La única área de no fumar es la iglesia. Y lo que más fumamos son cigarros puros. Los consideramos aromáticos, no apestosos.
 7. No es conveniente hablar de democracia. Acaba uno tras las rejas. Hay que conocer la situación política del momento.

Pejadas
Cantemos con  López Obrador "Bestias de Inglaterra" y recordemos que "todos los animales son iguales, pero hay unos más iguales que otros".

El síndrome del Compadre Mendoza está enviando a muy altos empresarios a la amistad con AMLO. Como hace un siglo.

Las cosas ya no son como antes. En los años treinta, Eva Cadena hubiera aceptado ser agente de la Mafia del Poder y pedido ser fusilada por traidora.

Pachequeces varias

En los 70, un pachequín normal, en vez de "sí", decía "Simón Templar".
El pachequín fresa": Simón y Garfunkel". 
El de FFyL: "Simón de Buvuar".

Un carrujo decente de mota uruguaya cuesta lo mismo que una pastilla de Viagra.
Cálculos de adultos mayores.


Being for the Benefit of Mr. Kite 

Del disco del Sargento Pimienta, me gusta la canción basada en este cartel decimonónico.
Pablo Fanque era un reputadísimo cirquero negro en la Inglaterra victoriana. Mr. Kite hacía piruetas ecuestres, los Henderson eran acróbatas
Como los cirqueros no tenían jubilación, se hacían funciones "a beneficio". La del cartel (y la canción) era para la vejez de Mr. Kite.


Babosadas de los modernos

Cadena de oración por el bebé que va en mameluco, con dos cobijas, abrazado por su madre, en un vagón atestado de la Línea 1 del Metro.

En estos tiempos, hasta los troskistas toman "leche" de soya.

A ver, jóvenes, si digo "me pongo los tenis" estoy obviando las palabras "zapatos de". Por tanto, el singular no es "un teni". No jodan.

El regente de hierro

Ahora resulta, según El Universal, que Uruchurtu fue un regente extraordinario. No lo vivieron.

Una vez los vecinos se ampararon contra Uruchurtu, que les quería tirar sus viviendas. "No se pueden tirar casas en Av. Fulana", decía el amparo. El regente le cambió el nombre a Av. Mengana, y tiró las casas.

Con Uruchurtu, so pretexto del "combate a la prostitución", el Centro se convirtió en un páramo en las noches. No había vida nocturna. También lanzó una "Cruzada por la Decencia Teatral", de un fanatismo que hoy envidiaría el panista más santiguado.

La idea de modernización de Uruchurtu era: cemento y jardines, orden y moral.
Su gobierno tronó cuando, en su Política de los Bulldozers, arrasó con casas de tres mil familias, en Santa Úrsula, para ayudar a los fraccionadores.
Uruchurtu era eficiente y maniático. En privado, cuentan, solía cantar canciones nazis. Nunca ocultó su admiración por el III Reich.
El DF fue, en tiempos del Regente de Hierro, una cárcel disfrazada de ciudad. Con jardines, eso sí.

Y ahora andan extrañándolo.




En fin, tengan todos ustedes buena covfefe. Cambio y fuera. 


viernes, 3 de febrero de 2017

Carranza y el Telegrama Zimmermann




Hace poco se cumplieron 100 años de un hecho que pudo cambiar la historia de México y del mundo, pero que no lo hizo: el Telegrama Zimmermann.

En esos tiempos, en Europa se desarrollaba la Gran Guerra, y aquello parecía un empate entre la Entente y los Imperios Centrales. Se habían sucedido grandes carnicerías… digo, batallas, como las de Verdún y el Somme, decenas de miles de muertos en las trincheras.

La balanza parecía inclinarse ligeramente hacia los alemanes, que hubieran podido obtener una paz ventajosa, pero se engolosinaron. Los Imperios Centrales creían que podían ganar la guerra en menos de un año, si evitaban que Estados Unidos entrara a favor de la Entente.

Don Arthur Zimmermann
En EU, la mayor parte de la población era neutral, así como el presidente Wilson. A favor de la Alianza, sólo estaban las ciudades del Este.

Los alemanes calcularon que EU no podría enviar tropas a Europa si la Gran Guerra se extendía a su territorio. Los súbditos del Kaiser pensaron en un distractor, y ese distractor era México.

Arthur Zimmerman, ministro alemán de Exteriores, tuvo la idea de proponer a México una alianza con el Imperio y puso manos a la obra. El 16 de enero de 1917 envió un telegrama cifrado a su embajador en México, el conde Heinrich von Eckardt.

Uno ve el Telegrama Zimmerman y todo lo que encuentra son series de números; cada uno de ellos era una clave.

En el telegrama, Alemania proponía a México una alianza para hacer juntos la guerra, y ofrecía “abundante ayuda financiera”. También incluía que “México ha de reconquistar el territorio perdido en Nuevo México, Texas y Arizona”. Los detalles del acuerdo germano-mexicano quedaban a discreción del embajador von Eckhardt.

Se dijo que Carranza, al enterarse, comisionó un consejo para verificar la autenticidad del telegrama. También, que el Barbas de Chivo pidió a sus comandantes analizar el proyecto (digo, recuperar Texas suena bonito). Además, las tensiones con EU eran grandes; los de la Expedición Punitiva contra Villa habían fracasado… y, para colmo, las tropas yanquis se habían enfrentado a las Constitucionalistas en la batalla de El Carrizal.

La respuesta de los carranclanes fue que sí y que no. Que el telegrama sí era auténtico y que no convenía prestarle atención.

Es que, en esos tiempos, aunque los Constitucionalistas tenían las de ganar en la Revolución, no era cosa segura. Los Convencionistas aún no estaban derrotados. Pancho Villa daba guerra en el norte, y Emiliano Zapata en el Sur. En esas condiciones, si no controlaba bien a bien el país, ¿para qué iba Carranza a meterse a una guerra con Estados Unidos?

Por otra parte, el Telegrama Zimmermann fue interceptado por los ingleses, que lograron desencriptarlo y descifrarlo. Se dice –yo no sé nada de computadoras- que ese desciframiento marcó un paradigma en la historia de la informática. Tras haberlo descifrado, el gobierno británico decidió que había que mostrárselo al de Estados Unidos, para que se uniera a ellos.

El New York Times, con la noticia-bomba
Cuando los gringos se enteraron una de las primeras cosas que hicieron fue romper relaciones con los teutones.

Una de las segundas cosas que hicieron los gringos fue ponérsele al brinco a don Venustiano. Le pidieron que rompiera con Alemania, bajo amenaza de guerra.

Cuando Carranza les dijo que no, le soltaron lo del Telegrama Zimmermann. Entonces el Barbas de Chivo les dio una buena respuesta: “el telegrama, si existe, es de Zimmermann, no nuestro”. México no rompió con Alemania, y se mantuvo neutral en la I Guerra Mundial.

El presidente Wilson hizo público el contenido del telegrama. El resultado: la desaparición de la neutralidad y la germanofilia.

Nosotros, los mexicanos de a pie, la verdad no teníamos idea de lo que estaba pasando.  Recibíamos noticias de la guerra a través de dos periódicos rivales: El Universal, pro-Entente y El Demócrata, pro-Imperios. Era tan evidente que aquellos diarios hacían propaganda que había que leer los dos para tener una idea vaga de cómo iban las cosas.

El 1º de marzo de 1917, El Universal soltó la bomba con la noticia del telegrama. Uno leía y no daba crédito.

Al otro día, El Demócrata respondió, tildando al diario rival de amarillista. No había confirmación de Relaciones Exteriores.

En los primeros días de marzo todos jugaron al Tío Lolo. Von Eckhardt no sabía nada; la cancillería, tampoco. Pero Zimmermann confesó. Había enviado instrucciones para hacer una alianza, pero sólo si EU declaraba la guerra a Alemania.

El Demócrata hizo una machincuepa y acusó a EU y a El Universal de dar la noticia sin el contexto correcto.

El caso es que el Telegrama sí existía, y la gente, que ya sabía lo que era eso, estaba harta de guerras.

EU entró a la guerra a favor de los Aliados, en abril de aquel 1917. El Universal no publicó nada: su director estaba en la cárcel y el diario no circulaba. La razón por la que ese diario dejó de salir y Palavicini fue a dar al bote fue un artículo contra el Ejército Constitucionalista… dicen.

En ese mismo mes, una semana después, Carranza le dijo a los alemanes que muchas gracias por el ofrecimiento, pero no.

Gracias a la intervención decisiva de Estados Unidos, la Entente derrotó a los Imperios, vino el Tratado de Versalles… y con los términos económicos ominosos de Versalles se gestó el huevo de la serpiente del nazismo.

Pero esa es otra historia…

Y aquí les pregunto: ¿ustedes qué hubiera hecho?




viernes, 13 de enero de 2017

Las glorias de Mantequilla Nápoles



Les contaré la historia de uno de los deportistas eliminados en el torneo para escoger al #MejorDeportistaDeMéxicodeTodosLosTiempos, Mantequilla Nápoles, organizado por mí como divertimento tuitero de fin de año.

José Ángel “Mantequilla” Nápoles era un boxeador cubano que llegó al profesionalismo más o menos al mismo tiempo que Fidel Castro llegó a La Habana. El régimen de Fidel prohibió el boxeo de paga, así que Mantequilla se vino a México a continuar su carrera, manejado por Cuco Conde. Inició su estancia en México con una retahíla de triunfos.
Ultiminio Ramos

Con Mantequilla llegó otro gran boxeador, Ultiminio Ramos.  Muy pronto, Mantequilla y Ultiminio se nacionalizaron mexicanos, y como tales disputaron sus peleas.  El primero se convirtió en ídolo de la afición.

Ultiminio también llegaría a ser campeón mundial (de hecho el campeón destronado, Davey Moore, murió cuatro días después de ser noqueado por el cubano-mexicano), y perdió su título ante un connacional, Vicente Saldívar “El Zurdo de Oro”. Lo interesante es que, en esa pelea, más aficionados estaban con Ramos que con Saldívar.

A Nápoles le apodaron “Mantequilla”, por su facilidad para esquivar a los rivales, a quienes se les escurría. Al mismo tiempo, tenía una enorme capacidad noqueadora.

Estamos hablando de la época en la que los grandes eran boxeadores con punch, no meros fajadores como hoy abundan.

Bajo las órdenes de Cuco Conde, Kid Rapidez y Angelo Dundee, Nápoles despachaba a un rival tras otro. Era espectacular. Mantequilla era, antes de ser campeón, el mejor boxeador ligero del mundo, y los aficionados mexicanos al pugilato lo adoraban. Pero le tenían terror y no le daban chance de disputar el título. Para los que éramos fanáticos de Mantequilla, la situación era desesperante. No quiero imaginar cómo era para él.

Mantequilla Nápoles tuvo que subir de peso para disputar un cinturón. Lo hizo como welter, en 1969, ante Curtis Cooke, a quien le dio una felpa. Estamos hablando de tiempos en los que sólo había un título mundial por categoría: el AMB-CMB. No como ahora, que hay chorromil asociaciones.

El cubano-mexicano tuvo 14 defensas exitosas de su título, durante 6 años. También intentó ser doble campeón: welter y mediano.

La pelea por el título mediano, contra el argentino Carlos Monzón, fue de antología. Una batalla entre dos gigantes.  La batalla Monzón-Nápoles en Puteaux, Francia, organizada por el actor y mafioso Alain Delon, inspiró al gran cronopio Julio Cortázar a un cuento: “La Noche de Mantequilla”, que pueden leer aquí.

El combate Monzón-Nápoles
Por cierto, el cubano-mexicano perdió, porque el tramposo de Monzón –un tipo capaz de aventar a su esposa desde el balcón- le metió el pulgar izquierdo en el ojo, a la altura del sexto round. Monzón salió de esa batalla severamente golpeado. Nápoles, con el rostro destrozado. Pero se recuperó y defendió con éxito su cinturón welter.

En diciembre de 1975 Mantequilla perdió su título en la Plaza de Toros México, ante el norteamericano Stracey, ese mismo día se retiró.

Actorazos e ídolos de la afición
La fama de Mantequilla en su tiempo era tan grande, que se convirtió en compañero de aventuras cinematográficas de El Santo. En el feroz enfrentamiento entre el luchador y el boxeador con la Llorona, Mantequilla logró ser casi tan inexpresivo como el Enmascarado de Plata, y eso que no tenía máscara.

Según el ranking de boxeadores de todos los tiempos de ESPN, Mantequilla es el Nº 32; el segundo mexicano, sólo detrás de Julio César Chávez.

Actualmente, Mantequilla Nápoles vive en Ciudad Juárez, en la pobreza, con demencia pugilística, producto de los golpes recibidos.

Pero, a ver, díganme, ¿quién puede presumir haber sido coestelar fílmico con El Santo y también personaje central de un cuento de Julio Cortázar? Sólo un ídolo con aspiraciones de inmortalidad.