martes, 2 de abril de 2013

Juventino Rosas y la elite porfiriana


El gran compositor guanajuatense Juventino Rosas es el músico porfiriano que más ha trascendido a nuestros días.
 
Por la ausencia de una educación musical formal, Juventino Rosas tiene algo en común con otro gran compositor guanajuatense: José Alfredo Jiménez. Pero Juventino Rosas, como el gran Carlos Santana, venía de una familia de músicos populares. El papá de Juventino tocaba en una banda militar, porque peleó en las filas liberales, al servicio de don Benito Juárez. Luego hizo un conjunto prácticamente callejero con sus hijos. Con eso sobrevivían, pero no vivían.

La capacidad musical de Juventino lo llevo a trabajar  en la compañía de ópera de Ángela Peralta cuando él tenía quince años. Sobrevivió a la epidemia de cólera en Mazatlán, cosa que no logró la soprano.

Juventino buscó acomodo en varias bandas, pero ninguna pegaba, así que se enlistó en el Ejército para sobrevivir, pero no aguantó la disciplina. Solía escaparse a echarse unos tragos para olvidar el mal fario, hasta que una vez no regresó y desertó.

Luego se interesó en la cuestión social. El vals "Ilusiones juveniles", de Juventino Rosas fue escrito para la sesión inaugural de la Sociedad Mutualista Juventud Obrera. ¡Se trataba de ilusiones políticas! Démonos una idea de lo brillante que era don Juventino. Ese vals lo compuso a los 22 años. ¡Y no tenía estudios formales de música!

El principal éxito musical de don Juventino es el vals "Sobre las olas", intitulado originalmente "Junto al manantial". Dicen que la inspiración de don Juventino para ese vals, fue una joven, Mariana Carbajal, que lavaba la ropa en el riachuelo, allá por Contreras. Pero ni crean que Juventino Rosas fue un one hit wonder, como se dice hoy en día. Tuvo varias obras exitosas a nivel mundial.

Don Juventino Rosas era un gran compositor, pero pecaba de humilde, por su origen étnico y social. La elite nunca lo aceptó como uno de los suyos. También era malísimo para los negocios. Vendió los derechos de "Sobre las Olas" en 45 pesos (como $4500 de hoy) a don Agustín Wenger, que lo lanzó al estrellato –pero se quedó con las regalías.

El otro gran éxito europeo de Rosas fue "Ensueño seductor". El maestro de Santa Cruz no sólo compuso valses. También polkas, danzones y mazurkas.
La Alberca Pane

El instrumento que (mejor) tocaba don Juventino Rosas era el violín. Como les decía, don Juventino era muy modesto. Ya exitoso, fungía como director de la orquesta en la Alberca Pane. Nadar con música, con el violín de Juventino Rosas. ¡Eso sí que era un lujo!

La esposa del dueño de la alberca era doña Calixta Gutiérrez de Alfaro. En su casa, don Juventino Rosas amenizaba las tertulias de la elite. Era invitado, pero a chambear. Era una delicia escucharlo.

¿Ustedes creen que la alta sociedad porfiriana iba a aceptar a Juventino Rosas como uno de los suyos? Yo tampoco. Pues ya lo ven, estaba rete feo, pero era un artista de gran sensibilidad.

Ustedes conocen la trama de la peli "México de mis recuerdos", que me llevó a la fama y que tiene qué ver con  la historia de un vals de don Chucho intitulado "Carmelita"... pues don Juventino Rosas compuso un vals, "Carmen", en honor a doña Carmen Romero Rubio de Díaz. Este vals no sólo tuvo éxito en Europa. También consiguió que don Porfirio Díaz perdonara a Juventino de haber desertado del ejército.

Vals "Carmen", de Juventino Rosas

Ven que en la peli Lolita Menchaca sufre un montón por don Juventino, pero su amor los hace ganar. La realidad es que la pareja que ella hizo con Rosas tronó durísimo, debido principalmente a la afición del músico a los alipuces. Lo que sí es cierto es que Juventino Rosas le dedicó el vals "Dolores" a Lolita Menchaca.

He hablado recientemente de grandes artistas del porfiariato que murieron jóvenes. Jesús F. Contreras, a los 36 años; Julio Ruelas, a los 37. Pues Juventino Rosas fue un muerto todavía más precoz. Falleció en 1894, cuando estaba de gira, a los 26 años, en Cuba, de un mal hepático. Su fama fue breve; su sufrimiento, profundo; su pobreza, una constante. Se adelantó por un año al famoso Club de los 27. ¡Lo que le faltó por componer!



"Sobre las Olas"




1 comentario: